LA PIETA LIBRO DE ORACIONES PDF

Add to Watch list Watching. For additional information, see the Global Shipping Programme terms and conditions — opens in a new window or tab This amount includes applicable customs duties, taxes, brokerage and other fees. Make offer — Loading No additional import charges on delivery. Get the item you ordered or your money back.

Author:Shakree Akisida
Country:Oman
Language:English (Spanish)
Genre:Health and Food
Published (Last):22 November 2011
Pages:426
PDF File Size:2.19 Mb
ePub File Size:18.90 Mb
ISBN:531-1-55783-978-8
Downloads:56105
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shakagis



Por este medio se espera obtener ms gracia para mejor servir a Dios. Particularmente se espera extraer la gracia Divina de esta fuente gigantesca, de la Bondad y Misericordia infinita Pues ste es un manantial que ha permanecido virtualmente sin utilizar y consiste de las Revelaciones Profticas.

Es un acto de amor para honrar Vuestra Asuncin al Cielo. Alexis Carrel escribi lo siguiente: "Si te acostubras de la oracin, tu vida cambiar profundamente. El consideraba la oracin como la actividad ms sublime del hombre. Adms, siempre decia que: "El arte de las artes es saber conversar con Dios. Que sea un intrumento espiritual a los que desean desarrollar la vida de oracin cotidiana.

Pedimos a los ngeles que trasladaron la Santa Casa de Loreto con tanto amor, que propaguen este Devocionario. Suplicamos que se ingroduzca a las personas que desean orar un poco ms, despus de haber rezado del Santo Rosario diariamente. Sagrado Corazon de Jesus, ten misericordia con nosotros. Inmaculado Corazon de Maria, ruega por nosotros. Y, aunque no se les atribuye el mismo grado de fe, igual a que se les rinde a las verdades de la religin bajo pena; sin embargo, se les permite creer con fe humana.

Es decir, conforme a las reglas de prudencia, por las cuales son probables. Por tanto, estando ya adecuadamente afirmadas y apoyadas por suficientes motivos, pueden ser piadosamente credas. En ese momento, el Cura de Rasbo, llamado Benito, oraba por un feliz parto de la seora Ingeborde.

Sbitamente, se encontr el cura envuelto en una nube luminosa y del la cual se la apareci la Santsima Virgen, dicidole: "Una nia ha nacido en Birger y se oir su voz por todo el mundo. Estas oraciones y estas promesas fueron copiadas de un libro impreso en Tolosa Francia en el ao El Padre Adrien era jesuita, misionario apostlico, en la Tierra Santa.

Este sacerdote obtuvo la aprobacin, el permiso y la recomendacin que se requeran para difundir estas oraciones. Los padres de familia, maestros y maestras que ensean estas oraciones a los pequeos, por por lo menos durante un ao, sern premiados de Dios. Esta promesa se aplica igualmente a los que se las facilitan a otros. Se les asegura el privilegio de ser preservados durante la vida, de todo accidente grave, que pudiera ocasionar la prdida de alguno de sus cinco sentidos.

El papa Pio IX declar conocimiento de estas oraciones con el acto de presentar el Prlogo. De esta manera, el Sumo Pontfice admiti la autenticidad de estas plegaria para el bien de las almas; y firm la aprobacin el da 31 de mayo de Las promesas ya se han realizado a favor de todas las personas que han rezado estas oraciones.

Adems, se han producido numerosos hechos sobrenaturales. Por este medio, Dios se ha dignado dar a conocer la rigurosa veracidad de estas oraciones y promesas. Una coleccin de pequeos libros, incluyendo estas oraciones, fue aprobada por el Gran Congreso de Malines, el dia 22 de agosto de Respuesta -- No se debe faltar. Se deberia de empezar de nuevo otra vez rezando las oraciones diariamente por el ao entero.

Suponiendo que durante el ao completo se rezan oraciones. Se debe rezar con devocin, concentrando en las palabras que se pronuncian. Este Crucifijo Milagroso fue esculpido por Pierre Cavallini. Es el mismo crucifijo ante cual estuvo arrodillada Santa Brgida cuando recibi estas 15 Oraciones del mismo Nuestro Seor. Adems, en esa misma Iglesia de San Pablo hay una inscripcin conmemorando este evento, en latn: "Pendentis, Pendente Dei verba accepit aure accipit et verbum corde Bigitta Deum.

Cierto da se le apareci Jesucristo, dicidole: "Recibi en Mi Cuerpo cinco mil, cuatro cientos ochenta latigazos; son 5, azotes. Si queris honrarlos en verdad, con alguna veneracin, decid 15 veces el Padre Nuestro; tambin 15 veces el Ave Maria, con las siguientes oraciones, durante un ao completo. Al terminar el ao, habris venerado cada una de Mis Llagas. Librar del Purgatorio a 15 almas de su parentela o linaje.

El que rezare estas oraciones alcanzar el primer grado de la perfeccin. Yo pondr el signo de Mi victoriosa Cruz delante de l, para que sea su amparo y defensa contra las acehanzas de sus enemigos. Antes de su muerte, vendr a l con Mi carsima y bienamada Madre. Benignamente recibir su alma, y le conducir a las delicias eternas. Y habiendo conducido a esta alma hasta las mansiones eternas, all le dar a beber de Manantial de Mi Divinidad; cosa que no har con los que no hayan recitado Mis oraciones.

Haz saber que el que haya vivido en estado de pecado mortal an por 30 aos, si rezare devotamente estas oraciones, o si hubiere propuesto rezarlas, el Seor le perdonar todos sus pecados. Yo le defender contra graves tentaciones. Preservar y guardar sus 5 sentidos. Le preservar de una muerte repentina. Su alma ser librada de la muerte eterna. Esta alma obtendr todo cuanto le pidiere a Dios y a la Santsima Virgen. Si haya vivido haciendo su propia voluntad durante todo su vida y si debiera morir a da siguiente, Yo le prolongar su existencia para que se confiese bien.

Cada vez que un alma rezare estas Oraciones, ganar das ms de indulgencia. Se le asegura que ser colocado junto al Supremo Coro de los Santos Angeles. Al que enseare estas Oraciones a otra persona, se le asegura gozo continuo y el mrito perdurable por toda la eternidad. Dondequiera que se rezaren estas Oraciones, o si se rezan en algn tiempo futuro, all estar Dios presente con Su gracia.

O Jesucristo! Sois la eterna dulzura de todos los que Os aman; la alegra que sobrepasa toda gozo y deseo; la salvacin y esperanza de todos los pecadores! Habis manifestado no tener mayor deseo que el de permanecer en medio de los hombres, en la tierra. Los amis hasta el punto de asumir la naturaleza humana, en la plenitud de los tiempos, por amor a ellos.

Acordaos de todos los sufrimientos que habis soportado desde el instante de Vuestra Sagrada Pasin; as como fue decretado y ordanado desde toda la eternidad, segn el plan divino.

Acordaos, O Ser, que durante la ltima cena con Vuestros discpulos les habis lavado los pies; y despus, les distis Vuestro Sacratsimo Cuerpo, y Vuestra Sangre Preciossima.

Luego, confortndolos con dulzura, les anunciasteis Vuestra prxima Pasin. Acordaos de la tristeza y amargura que habis experimentado en Vuestra alma, como Vos mismo lo arirmasteis, diciendo: "Mi alma est triste hasta la muerte. Despus de haber orado tres veces, todo baado de sudor sangriento, fuisteis traicionado por Vuestro discpulo, Judas; apresado por los habitantes de una nacin que habais escogido y enaltecido.

Fuisteis acusado por falsos testigos e injustamente juzgado por tres jueces; todo lo cual sucedi en la flor de Vuestra madurez, y en la solemne estacin pascual. Acordaos que fuisteis despojado de Vuestra propia vestidura, y revestido con manto de irrisin.

Os cubrieron los Ojos y la Cara infligiendo bofetadas. Despus, coronndoos de espinas, pusieron en Vuestras manos una caa. Finalmente, fuisteis atado a la columna, desgarrado con azotes, y agobiado de oprobios y utrajes.

En memoria de todas estas penas y dolores que habis soportado antes de Vuestra Pasin en la Cruz, concededme antes de morir, una contricin verdadera, una confesin sincera y completa, adecuada satisfaccin; y la remisin de todos mis pecados.

O Jess! Acordaos del horror y la tristeza que fuisteis oprimido, cuando Vuestros enemigos como leones furiosos, Os rodearon con miles de injurias: salivazos, bofetadas, laceraciones, araazos y otros suplicios inauditos. Os atormentaron a su antojo.

En consideracin de estos tormentos y a las palabras injuriosas, Os suplico, O mi Salvador, y Redentor! Creador del Cielo y de la Tierra, al que nada puede contener ni limitar!

Vos abarcis todo; todo es sostenido bajo Vuestra amorosa potestad. Acordaos del dolor muy amargo que sufristeis cuando los judos, con gruesos clavos cuadrados, golpe a golpe, clavaron Vuestras Sagradas Manos y Pies a la Cruz. Y no vindoos en un estado suficientemente lamentable para satisfacer su furor, agrandaron Vuestras Llagas, thy, agregando dolor sobre dolor. Con indescriptible crueldad, extendieron Vuestro Cuerpo en la Cruz. Y con jalones y estirones violentos, en toda direccin, dislocaron Vuestros Huesos.

O Jess, en memoria de este santo dolor que habis soportado con tanto amor en la Cruz, Os suplico concederme la gracia de temeros y amaros. Acordaos que las contusiones y los desfallecimientos que habis sufrido en todos Vuestros Miembros; y que fueron distendidos a tal grado, que no ha habido dolor semejante al Vuestro.

Desde la cima de la cabeza hasta la planta de los pies, ninguna parte de Vuestro Cuerpo estaba exenta de tormentos. Sin embargo, olvidando todos Vuestros sufrimientos, no dejasteis de pedir por Vuestros enemigos, a Vuestro Padre Celestial, dicidole: "Padre, perdnalos no saben lo que hacen.

O Jess, Espejo de Resplendor Eterno! Acordos de la tristeza aguda que habis sentido al comtemplar con anticipacin, las almas que haban de condenarse. A la luz de Vuestra Divinidad, habis vislumbrado la predistinacin de aquellos que se salvaran, mediante los mritos de Vuestra Sagrada Pasin. Simultneamente habis contemplado tristemente la inmensa multitud de rprobos que seran condenados por sus pecados; y Os habis quejado amargamente de esos desesperados, perdidos y desgraciados pecadores.

Por este abismo de la compasin y piedad, y principalmente por la bondad que demostrasteis hacia el buen ladrn, dicindole: "Hoy estars conmigo en el Paraso. Os pido que a la hora de mi muerte tengis misericorda de m. O Jess, Rey infinitamente amado y deseado!

Acordaos del dolor que habis sufrido, cuando, desnudo y como un criminal comn y corriente, fuisteis clavado y elevado en la Cruz. Tambin, fuisteis abandonado de todos Vuestros parientes y amigos con la excepcin de Vuestra muy amada Madre. En Vuestra agona, Ella permaneci fiel junto a Vos; luego, la encomendasteis a Vuestro fiel discpulo, Juan, diciendo a Mara: "Mujer, he aqu a tu hijo! Y en todas mis aflicciones y tribulaciones, tanto corporales como espirituales, ten piedad de m.

Asistidme en todas mis pruebas, y especialmente en la hora de mi muerte. O Jess, inagotable Fuente de compasin, ten compasin de mi! En un profundo gesto de amore, habis exclamado en la Cruz: "Tengo sed! O mi Salvador!

ANNA KIPER FASHION ILLUSTRATION PDF

La Pieta Libro de Oraciones

.

ENSONIQ DP 2 MANUAL PDF

LA PIETA ORACIONES PDF

.

G6A 474P PDF

.

Related Articles